lunes, 14 de junio de 2010


Fútbol: dinámica de lo impensado, de Dante Panzeri

El presente libro, que es una exquisitez, dice al inicio: “Este libro no sirve para jugar al fútbol. Sirve para saber que, para jugar al fútbol, no sirven los libros. Sirven solamente los jugadores…y a veces ni ellos, si las circunstancias no los ayudan”.

Así damos la razón a Daniel Roncoli cuando dice que en literatura al fútbol hay entenderlo como “vehículo de ideas”, porque también ocurre en ensayos analíticos y, desde luego, muchas veces en las conversaciones y diatribas sobre lo mismo.

Dante Panzeri (1921-1978), está considerado uno de los periodistas y escritores del siglo XX que más influyó en la manera en que vemos el fútbol los rioplatenses.


Fútbol, dinámica de lo impensado:

“Y afirmamos que cuando Europa trocó libros por jugadores, fue la capacidad eminentemente individual, creadora por espontaneidad, destellante para gambetear, lo que más cautivó en la elección de los jugadores sudamericanos que llevó para que enseñaran a jugar al fútbol como sus libros no lograban hacerlo.
El suceso de esos jugadores fue hacer ‘allá’ lo que hacían ‘aquí’. Entre ello: gambetear”.

(142 p.)


“Es más: nunca hubo tanto ‘solismo’ en el fútbol como desde que el jugador ha sido traumatizado en su iniciativa para crear, y educado a jugar supuestamente más que antes ‘para el equipo’. Desde entonces, más que nunca, el fútbol se ha llenado de parceleros que se ocultan en la comodidad de un sector rígido de movimientos, sin intentar crear nada fuera de allí, sin hacer ‘individualismo’ como una gran usina de creaciones conjuntas. Como que individualismo puede ser egoísmo, pero también puede ser altruismo. Los adversarios que Pelé deja en el campo en un largo pique, pueden demostrarlo. Y los compañeros de Pelé atestiguarlo. ¡Qué gran compañero es el individualismo de Pelé! Del mismo modo, el de todo individualista que con la acción individual (puede ser gambeta, puede ser ‘arrastre de gente’) despeja el campo y gana posiciones para su bando. Desde luego que de compañerismo, ni de positiva, tiene nada, la misma acción individual destinada a una mera exposición de preciosismos personales en el manejo de la pelota”.

“Gambe-ta: Etimológicamente la palabra tiene origen italiano. De ‘gamba’ (pierna). Gambetear es realizar movimientos con las piernas. Bailotear.
Pero he aquí una nueva salvedad que hacer a propósito de lo relativo que es todo en el fútbol de las frecuentes ‘dos caras’ que tienen muchos recursos y particularidades del juego: ni el mismo gambeteador que hemos definido como ideal (el que gana terreno con su gambeta) será eficaz usuario de la gambeta si no usa el freno. ¡A cada momento el fútbol es una filosofía de lo contradictorio! Eso es lo que no logran entender quienes procuran hacerlo una mecánica científica-tecnológica del movimiento continuo”.

(144-145 pp.)


“Viajar es una forma de jugar en la vida de los adultos. Ya que no solamente el niño juega. El hombre, y sobre todo el rico de espíritu, vive jugando. Mientras trabaja, mientras vive, y aun mientras muere y juega a no morir.
Pero el hombre-tecnológico no va dejando sitio sin invadir con técnica, su angustia por la seguridad que curiosamente lo hace muy inseguro…y se extiende en su invasión hasta el mismo mundo del hombre que juega, viajando o disputando un partido de fútbol.
¡Y hasta el turismo, como juego, se escamotea!
El fútbol ha corrido la misma suerte que el turismo: ¡cayó bajo las garras de la ‘seguridad’ de esa generación de seguridad tecnificada que produce, tan contradictoriamente, ¡la más insegura de las vidas por que ha pasado el hombre hasta ahora!
Como que la angustiosa inseguridad del hombre ‘de hoy’, con su abundante consumo de sedantes para estar en pie, soporíferos para poder dormir y estimulantes para poder vivir…es fundamentalmente el fruto de la ‘seguridad’ que él mismo se ha dado y que lo hace sentir inseguro…
Seguridad que lo lleva, en otro caso, al aburrimiento de la monotonía que simboliza saber lo que va a pasar hasta en lo que necesitamos no saber cómo será (turismo)”.
( )
El fútbol tiene hoy una angustia como nunca tuvo antes.
La angustia de la inseguridad que le trae su seguridad: ‘el 4 se la da al 5, el 5 se la da al 8…’
Tenemos la ‘seguridad’ de que el 4 se la da al 5, el 5 se la da al 8…pero si eso no se puede…¡desesperamos! Porque no sabemos ‘otra’.
Estamos ‘muy felices’ porque hemos ‘progresado tecnológicamente’, pero esa misma felicidad nos hace más angustiados que nunca. Y la angustia nos quita jugadores, hace que consideremos que lo más prudente es no jugar…para ser más felices o vivir menos angustiados.
No en vano el futbolista de hoy repite a cada momento aquello de…
-¿Qué importa si jugamos mal pero hemos ganado?
O aquello otro de…
-Si jugamos mal, pero los diarios dicen que jugamos bien, y además ganamos, ¿para qué vamos a jugar diferente?

(214-215 pp.)


“Yo afirmo, con el mismo derecho, que un estudio psicológico de futbolistas, bien realizado…demostraría que no sabemos por qué el buen jugador es bueno y el mal jugador es malo. O a lo sumo podría demostrar que el fútbol…para ser serio tiene que ser juego. Y si es juego, es espontaneidad. Y si es espontaneidad, no se puede organizar. Y si es incontrolable, es un magnetismo de la incógnita de lo que va a pasar. Sea ‘moderno’ o sea ‘antiguo’. Sea simplemente fútbol, bien o mal jugado, único fútbol que existe. Con jugadores. Sin entrenadores, sin periodistas, sin psiquiatras.
El psiquiatra de futbolistas habla de líderes. Sinónimo de ‘capos’. De camarillas, claro está. Muy de acuerdo. Hoy no hay líderes, no hay camarillas. Solamente hay camarillas para pedir más plata. Allí lo apoyo. El fútbol le agradecerá a la psiquiatría que le dé un líder, un capo y una camarilla…para jugar todos para todos, en lugar de uno para cada uno, ‘a salvarse de las críticas’, como sucede ahora en todos los clubes".

(212-213 pp.)


Dante Panzeri, Fútbol, dinámica de lo impensado, Paidós, BA, 1967.

1 comentario:

Anónimo dijo...

CREO QUE EL FUTBOLISTA CUANDO HACE UNA JUGADA QUE SOLAMENTE EL PIENSA Y LA EJECUTA ES LA ESPONTANEIDAD ES UNA INCÓGNITA DE LO QUE VA A PASAR,DANTE TE ADELANTASTE MUCHÍSIMOS
AÑOS